Tanto el Reglamento Europeo de Protección de Datos (REPD) como la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) de 2018 unifican y modernizan la normativa sobre protección de datos, permitiendo a la ciudadanía un mejor control de sus datos personales. Entre otros, este Reglamento establece las normas relativas a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de los datos personales. Uno de los principios de la protección de datos es la integridad y confidencialidad, es decir, deben ser tratados de tal manera que se garantice una seguridad adecuada, incluida la protección contra el tratamiento no autorizado o ilícito. Así pues, los profesionales del Hospital Universitario Virgen del Rocío se comprometen ineludible y simultáneamente a garantizar esa confidencialidad en cualquier circunstancia, en particular cuando el interesado sea menor de edad.

El Hospital dispone de los mecanismos necesarios para garantizar la protección de los datos de carácter personal, tales como:

    • El personal del Centro ha sido formado sobre las exigencias establecidas por las normas, formalizando en caso necesario compromisos de confidencialidad.
    • El Centro informa y garantiza el derecho de la ciudadanía al acceso, rectificación y cancelación de sus datos.
  • Se realizan las revisiones y auditorías periódicas establecidas por la normativa vigente, identificando la relación de ficheros automatizados y no automatizados del Centro; se aplican las medidas correctoras a las posibles incidencias detectadas y se informa a las personas responsables del manejo de los ficheros auditados de las medidas implantadas.
    • Los ficheros con información de carácter personal son tratados conforme a la normativa vigente en cuanto a su gestión, inscripción, tratamiento y conservación.
    • Se aplican requisitos de confidencialidad, custodia y acceso restringido en el tratamiento de la información clínica y personal de las personas usuarias.

Al final, toda la definición de sistemas organizativos con calidad debe estar orientada a preservar el derecho de la persona que recibe atención sanitaria a que se respete el carácter confidencial de los datos referentes a su salud, a salvaguardar su intimidad y a que nadie pueda acceder a ellos sin previa autorización amparada por la ley.