afereeseishuvr.jpg

La accesibilidad se refiere al conjunto de elementos que facilitan el acceso a los servicios sanitarios. Tiene vocación universal porque es el resultado de un diseño para todas las personas, es decir, repercute positivamente de una u otra manera en toda la población. Dicho acceso es equitativo, fácil y adecuado a las necesidades y expectativas de la persona demandante de los servicios.

A este respecto y en base a su misión, el Hospital Universitario Virgen del Rocío tiene definida una cartera de servicios actualizada y adecuada al tipo y nivel de asistencia que requieren los/as usuarios/as, la cual se difunde a la población mediante diferentes canales (web, publicaciones, folletos en diferentes centros, etc.) para llegar al mayor número de personas y en igualdad de condiciones.

Las particularidades de la accesibilidad son acometidas por la Comisión Atención Primaria - Atención Hospitalaria, donde profesionales de ambos niveles asistenciales trabajan con un objetivo común: servicios accesibles con la adecuada capacidad de respuesta a la demanda, así como la definición de flujos de actuaciones ordenados, planificados y trazables, tanto desde un punto de vista profesional como de la persona usuaria. Se trata de facilitar que los recursos disponibles estén al servicio de la persona y de sus necesidades y expectativas.

Encaminar estos servicios a procurar niveles óptimos en la accesibilidad conlleva el esfuerzo y el compromiso de todas las unidades del Hospital, tanto clínicas como no asistenciales, y requiere una coordinación adecuada dada su transcendental importancia, cuyo soporte técnico es facilitado por una Unidad de Apoyo al Área de Accesibilidad.

En el Contrato Programa del centro y en los Acuerdos de Gestión Clínica, estableciendo Objetivos para cumplir, se recogen las exigencias de la normativa andaluza en relación a la Libre Elección de Médico Especialista y de Hospital, Segunda Opinión Médica, Voluntades Vitales Anticipadas, Garantías de Tiempos de Respuesta en procedimientos quirúrgicos, primeras consultas de asistencia especializada y procedimientos diagnósticos, Prestaciones Complementarias, Protocolos de Atención al Maltrato, derechos ARCO, etc. Para alcanzar esos objetivos se definen una serie de indicadores, cuantitativos y cualitativos. 

La situación general de las demoras asistenciales queda reflejada en el capítulo de Actividad Asistencial, Indicadores de Accesibilidad.

Periódicamente, se realiza un estrecho seguimiento de los indicadores que conforman los objetivos desde los diferentes ámbitos directivos: Comisión Asistencial, Comisión de Dirección y Comités Directores. De esa manera, se reconocen aquellos aspectos en los que puede verse comprometida la equidad en el acceso a la asistencia sanitaria por parte de las personas usuarias (horarios, ubicación del servicio, limitaciones de la cartera de servicios, colectivos concretos, etc.), se incorporan las medidas necesarias para eliminarlos o disminuir su impacto y se identifican las áreas de mejora. Deben ponerse en valor acciones encaminadas a aumentar la accesibilidad que tienen implantadas determinados servicios, como son la telemedicina, la consulta telefónica, las consultas de acto único, los hospitales de día, etc. Asimismo, debe destacarse como medida de accesibilidad la intensificación de la actividad de tarde en consultas, quirófanos y pruebas diagnósticas, con la finalidad de reducir los tiempos de espera.

Igualmente, el Hospital desarrolla estrategias para conocer la experiencia de sus pacientes con objeto de mantener los mayores niveles de satisfacción de la población a la que atiende. Tiene definidos los mecanismos y las responsabilidades para estar al tanto y analizar la opinión que tienen las personas usuarias sobre su percepción de las condiciones de accesibilidad a sus servicios.

A este respecto, el Servicio de Atención a la Ciudadanía es la estructura que opera como núcleo de gestión del conjunto de elementos que facilitan el acceso a los servicios sanitarios, tramitando derivaciones de pacientes de otros hospitales andaluces y del resto de comunidades, resolviendo consultas de las personas usuarias, gestionando la protección de datos, las reclamaciones y agradecimientos, los derechos de libre elección de hospital y especialista, etc. En definitiva, persigue asegurar que cualquier persona recibe la atención que necesita en el momento apropiado de la historia natural de su proceso, teniendo la calidad asistencial y los buenos resultados como una máxima.